La estafa de las rusas enamoradas en la citas

Un informatico y no ha transpirado un militar de Valencia descubrieron el engano antes de cursar al exterior el dinero que les pedian la red tima a internautas con identidades falsas de atractivas extranjeras

Cuando Victor Manuel Fernandez recibio el acaramelado mensaje de aquella «atractiva rubia» penso que habia empezando una importante trato. Desplazandolo hacia el pelo quiza algo mas. La guapa mozo le hacia caso, le mandaba correos y fotos. Le decia que se deshacia en ganas por conocerle, por correr de Rusia a Espana movida por «amor».

Si an usted le ocurre alguna cosa semejante en las trasiegos por la red, desconfie. Posiblemente ni la rusa sea rusa ni las cartas lleguen de Rusia. Y no ha transpirado la cosa nunca tiene nada que ver con amor, sino con dinero. El que una red intenta obtener a costa de las miles de solteros que trastean liga al ordenador tratando de conseguir esa chica que llene su corazon.

Estafa pura asi­ como dura. Su arquitectura seri­a sencilla, aunque ingeniosa. Los timadores toman fotos sobre jovenes reales en redes sociales. Basta con el consabido ‘copiar-pegar’ para hacerlas suyas. Con esas imagenes de gente anonimas fabrican decenas de perfiles falsos. Pueden alcanzar a cambiar nombres, lugares sobre residencia asi­ como otros datos personales.

Eso si, el ‘disfraz’ resultante puede acontecer siempre el tiempo la atractiva rusa o mozo sobre Europa del Este. Ya poseemos el encanto. Comienza la caza. A partir sobre un mensaje de un internauta interesado en la supuesta rusa o mandando correos electronicos en nombre de la chica captan a internautas de al completo el mundo y no ha transpirado los engatusan con cartas sobre apego prefabricadas, Incluso el tema sobre hacerles fiarse que la chica en cuestion se notan atraida por ellos.

Cuando las sentimientos sobre la victima se encuentran an aspecto de caramelo, la falsa rusa se muestra especialmente melosa. Dispuesta a dejarlo cualquier asi­ como viajar por amor. Es alli cuando piden notables sumas con la excusa de papeleos para el visado o de costear el trayecto. El afectado acaba carente rusa y sin dinero.

Darya Prokopiec se colo en la vida sobre Victor a traves de la pantalla de su IMac. Un buen conmemoracion de octubre, navegando dentro de rostros de Faceb k, se detuvo ante la rubia de ojos azules desplazandolo hacia el pelo le mando un mensaje. «Hola guapa, ?como estas?».

«Darya nunca tardo en reponer y no ha transpirado me invito a conversaciones privadas como consecuencia de un e-mail electronico», recuerda el militar valenciano, un soltero de 36 anos. Las cartas se sucedieron. El le mando las fotos, le dio las datos y no ha transpirado le abrio el corazon. Ella (o quien quiera que exteriormente) le mando las suyas. Coquetonas aunque decentes. Creibles.

«Quiero acontecer cercano de tu»

Por medio de ‘e-mail’, la falsa rusa, de 28 anos de vida, desnudaba su alma poquito an escaso. Con un precario espanol mas personal sobre un traductor electronico que de una humano real, le hablo a Victor de su puesto como contable, de su afan por montar sobre Rusia y conocer a su «segunda mitad» en las pi?ginas de internet. Detras de 13 cartas desplazandolo hacia el pelo un mes y medio de tonteo ‘online’, una https://hookupdate.net/es/filipino-dating-es/ Darya que asegura no tener telefono conto al militar que habia viajado desde su poblado a Moscu ansiosa de lograr acreditacion Con El Fin De correr a su coincidencia. «Quiero acontecer mas deprisa cercano sobre tu», expone en el e-mail, al tiempo que pide al valenciano que le envie 560 euros de el revoloteo.

Pero Victor nunca cayo en la trampa. «Al fundamentos me decia que estaba bien economicamente desplazandolo hacia el pelo Actualmente me pide dinero. ?Venga, hombre!». Ahora la falsa Darya dice estar tirada en Moscu, «sin dinero, desprovisto oportunidad sobre retribuir el hotel». Milongas que el valenciano ya nunca cree.

Otro al que intentaron estafar seri­a a su amigo Francisco, informatico de 42 anos. Su inexistente rusa se le presento recientemente por mediacii?n de una conocida web de contactos sentimentales. «Me llego un mensaje. Era la semejante Helen que decia que le habia gustado y no ha transpirado queria conocerme», recuerda. «Sospecho que los estafadores buscan dentro de los perfiles de la gente an aquellos con evidente conseguir adquisitivo por su profesion».

En su caso, el trueque sobre correo avanzo excesivamente poco «pues mi amigo Victor iba con utilidad en su tratamiento con Darya y pude ver como acababa todo». Darya asi­ como Helen se han quedado solas desplazandolo hacia el pelo desprovisto pretendiente, aunque continuan agazapadas en la red, a la espera sobre que el inminente soltero caiga atrapado por las ojos azules.